El estrés post traumático

 

Trastorno del Estrés Postraumático (TEPT)

El trastorno por estrés postraumático, es una condición grave potencialmente debilitante que puede ocurrir en personas que han sufrido o presenciado un desastre natural, accidente grave, un incidente terrorista, la muerte repentina de un ser querido, la guerra, el asalto personal violento como la violación, o acontecimientos potencialmente mortales. La mayoría de las personas que han experimentado estos eventos se recuperan de ellos, pero las personas con trastorno de estrés postraumático siguen siendo muy depresivos y ansiosos por meses o incluso años después del evento. Con frecuencia reviven el evento a través de flashbacks y pesadillas. Relajarse, concentrarse o dormir puede ser difícil, y a menudo se sienten separados o alejados de los demás. 

El trastorno de estrés postraumático se caracteriza principalmente por tres tipos de síntomas: 

Re-experimentar el trauma a través de recuerdos intrusivos angustiosos del evento, recuerdos y pesadillas. 

Entumecimiento emocional y la evasión de lugares, personas y actividades que son recordatorios del trauma. 

El aumento de la excitación, como dificultad para dormir y concentrarse, sensación de nerviosismo, e irritación y enojo con facilidad. 

El trastorno de estrés postraumático se diagnostica después de que una persona experimenta síntomas durante al menos un mes después de un evento traumático. Sin embargo, los síntomas pueden no aparecer hasta varios meses o incluso años después. 

Las mujeres tienen el doble de probabilidades que los hombres de desarrollar trastorno de estrés postraumático, y los niños también pueden desarrollarlo. El  trastorno de estrés postraumático a menudo ocurre con la depresión, el abuso de sustancias o trastornos de ansiedad. 

Datos básicos sobre el trastorno de estrés postraumático 
7,7 millones de estadounidenses mayores de 18 años sufren de TEPT. 

El TEPT puede desarrollarse después de un evento traumático, como un asalto sexual o físico, presenciando una muerte, la muerte inesperada de un ser querido, un desastre natural o un ataque terrorista. 

Se ha demostrado que sesenta y siete por ciento de las personas expuestas a la violencia masiva desarrollan TEPT, a un ritmo mayor que las personas expuestas a los desastres naturales u otros tipos de eventos traumáticos. 

Las personas que han sufrido traumas anteriores corren un mayor riesgo de desarrollar trastorno de estrés postraumático. 

El tratamiento del TEPT puede incluir la terapia cognitivo-conductual (TCC), terapia de grupo, terapia de exposición, y la medicación.