Estrés antes de los Exámenes

 


Al comienzo de tu periodo de exámenes te haces la promesa de estudiar mucho y tener éxito en todo lo que has planeado. Pero las cosas simplemente te distraen de realizar tareas serias y empiezas a posponer: hasta el próximo día, hasta la próxima semana, hasta el mes que viene, el año y así sucesivamente. Te empiezas a interesar sólo en el presente, el día a día, dejas de preocuparte de las cosas que podrían pasar en un futuro cercano, vives tu vida tranquilamente y pasas los días divirtiéndote con tus amigos. Cada día de la semana vas a la universidad y te sientas allí con toda tranquilidad, sin concentrarte en lo que tu profesor dice. De repente, la palabra "examen" aparece en su monólogo y empiezas a prestar atención a lo que dice sobre eso. Mientras que tu profesor está hablando, sientes una extraña sensación cosquilleando en tu estómago y no se detiene aunque te tomes un descanso para almorzar. Este es el primer signo de que estás empezando a preocuparte. No es un secreto que las personas, tutores y estudiantes, se estresan antes de un examen. Se trata de un peligroso estado del organismo que puede herir a aquellos con los que te relacionas. A continuación se presentan algunos consejos prácticos para aquellos que están cansados de este sentimiento, pero no pueden dejar de tenerlo.

¿Cuál es la razón del estrés? Al pensar en los exámenes uno tiende a preocuparse por no aprobarlo. Si uno no tiene suficiente conocimiento sobre el tema, puede reprobarlo y tendría que tomar el curso de nuevo. Es el miedo al fracaso que nos pone tan nerviosos y estresados. El no tener suficiente conocimiento no es un problema para el que está dispuesto a estudiar. Comienza a prepararte desde la primera clase. Si escuchas con atención, tomas notas, completas las tareas a tiempo, no tendrás que sentarse días y noches antes del examen y preocuparte por alguna información que hayas pasado por alto. Un pequeño repaso sería suficiente para refrescar tu memoria.

Y hay una cosa más. Si no pudiste hacer lo antes mencionado y todavía sientes que esa terrible tensión, hay un consejo más. Hacer trampa no te ayudará en tu examen ni en tu vida a futuro. Al hacer trampa, eres tú el que es engañado, no tus profesores. La mejor manera es ser honesto con el examinador. No pierdas la cabeza al contestar, hay que estar concentrado cada segundo. Nadie ha muerto por haber reprobado un examen todavía y esperamos que a nadie le suceda. El objetivo del profesor es enseñarte, no reprobarte en tu examen. Si todavía necesitas algo de tiempo para aprender y estudiar más, hazlo de forma sistemática, no caótica y todo saldrá bien, y al salir de vacaciones serás una persona feliz con una buena noticia para tus padres.

Manejo del estrés antes de los exámenes

Lidiando con los exámenes

Para arreglárnoslas bien con los exámenes, necesitamos mantenernos en un funcionamiento óptimo de nuestras capacidades. Demasiado estrés puede echar a perder nuestro rendimiento, pero todos necesitamos una cierta cantidad de adrenalina en nuestro cuerpo para asumir los retos que se nos avecinan.

Aquí hay algunos consejos pre-examen para mejorar tu rendimiento:

    * Planea tu repaso de antemano, listando los objetivos a cumplir y tachándolos una vez completados.
    * Practica respiración profunda y técnicas de relajación antes del examen.
    * No dejes vagar a tu mente por pensamientos catastróficos como "no puedo entender este autor”, "voy a reprobar este trabajo" o "no voy a obtener mi título".
    * Haz tiempo para divertirte, pero evita el alcohol o las drogas, ya que pueden afectar tu memoria y tus habilidades. Evita ir inmediatamente a la cama después de un repaso, de lo contrario podrías tener dificultad para dormir, con tanto pensamiento corriendo tu mente.
    * Utiliza técnicas de aprendizaje activo como el resumen sobre la marcha y hacerte preguntas a ti mismo a medida que lees.
    * Asegúrate de mantenerte en contacto con amigos comprensivos y tu familia: tener a alguien con quien descargar tus problemas puede ayudar.
    * Evita el café por la noche, ya que te puede sobre-estimular y aumentar los sentimientos de ansiedad.

Cómo podrías sentirte antes de los exámenes:

La mayoría de la gente siente miedo de los exámenes en cierto grado.

    * Algunos saben, por experiencias pasadas, que les va bien en los exámenes y esperan con ansias la idea de ser puestos a prueba.
    * Algunos les temen porque saben que se han esforzado lo suficiente.
    * Algunos saben, por experiencias pasadas, que su tipo de personalidad no coincide con el de alta ansiedad que requieren los exámenes.

La mayor parte del miedo a los exámenes, sin embargo, es irracional y no ayuda al proceso de aprobación. A veces se expresa como un miedo extremo o fobia en frases como "si no apruebo este examen, mi vida no valdrá la pena". Si tienes pensamientos como este pasando por tu mente, y también te ves afectado por sensaciones físicas, como sudoración, dificultades respiratorias, ataques de pánico, pérdidas de memoria, consulta a su médico inmediatamente. ¡No lo dejes hasta la semana antes del examen! Los médicos están acostumbrados a ver estos síntomas y con frecuencia prescriben medicamentos útiles.

Algunas técnicas de respiración y relajación para prácticar:

Una buena respiración y relajación son vitales para la salud en general, y especialmente para actuar frente a una situación de alto estrés. Si estás respirando correctamente, es menos probable que entres en pánico. Con suficiente oxígeno entrando en tu cerebro, tu pensamiento será más claro y eficaz.

Relajación rápida

Siéntate cómodamente y coloca una mano sobre tu estómago. Inspira profundamente por la nariz, contando hasta cuatro. Mantenlo por cuatro tiempos. Exhala por la boca contando hasta cuatro. Repite tres veces, cada hora o cada vez que comiences a sentirte tenso.

Mayor relajación

Encuentra un lugar cálido y tranquilo para descansar y relajarte durante 20 minutos. Practica tensando y relajando cada grupo muscular pasando progresivamente por todo tu cuerpo. Por ejemplo:

    * Cabeza y hombros
    * Brazos y pecho
    * Estómago y nalgas
    * Piernas y pies

Tensa los músculos... relaja los músculos... respira hondo... y así sucesivamente...

Después de la respiración profunda y ejercicios de relajación puede que estés listo para un poco de autosugestión positiva. Tras pensar cuidadosamente acerca de tus puntos más fuertes y en lo que eres mejor haciendo, seleccione una frase y repítela para ti mismo en voz baja mientras respiras profundamente. Esta puede ser tu propia frase secreta. Puedes incluso querer usarla en repetidas ocasiones como un mantra para contrarrestar los pensamientos negativos en momentos de ansiedad.

Éstos son algunos ejemplos de declaraciones positivas de otras personas acerca de sí mismos:

    * Soy paciente y persistente
    * Soy metódico
    * Soy organizado
    * Soy bueno organizando mi tiempo
    * Mi energía fluye libremente
    * Mis ideas son buenas

Técnicas de repaso:

Leer exámenes anteriores con un grupo de compañeros y discutir las posibles respuestas.

    * Pongan todos los ensayos en un montón en el centro y elijan algunos para leer.
    * Ponerse a prueba unos a otros en el grupo.
    * Usar lápiz marcador y papel de colores diferentes para los distintos temas.
    * Ser creativo. Usar palabras clave, rimas, la mnemotecnia.
    * Grabar la información y reproducirla mientras se duerme.

Cómo lidiar con el examen:

    * Trata de evitar las conversaciones tensas justo antes del examen.
    * Recuerda la respiración y frase positiva.
    * Organizar el tiempo en el examen con mucho cuidado.
    * Leer el documento entero antes de empezar a responder.
    * Decidir qué preguntas contestar y marcarlas con un círculo.
    * Asignar tiempo para cada pregunta.
    * Pasa unos 10 minutos escribiendo un borrador de la respuesta antes de responder correctamente, probablemente más ideas al tiempo que la escribe y es más fácil en este punto hacerlas encajar en el lugar apropiado.
    * Otra de las ventajas de escribir un borrador es que si dejas una respuesta sin terminar un examinador amable podría ver que planeabas trabajar más en esa respuesta.
    * Trata de mantenerte en el tiempo que asignaste para cada pregunta. La sensación de estructura que esto te da, calmará a tus sentimientos y pensamientos.